ACEIA solicita a la Junta de Andalucía su inclusión en el programa de vacunación de los docentes

  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img
  • img

La Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía denuncia la contradicción y el agravio comparativo entre docentes públicos y privados. “El virus no distingue entre tipos de profesores y alumnos. El nivel de riesgo es el mismo para toda la comunidad educativa”, Alan McDyre, presidente de ACEIA.

La actividad de ACEIA, considerada esencial, se ha mantenido durante estos meses de restricciones, en modalidades presencial e híbrido.

ACEIA representa a un colectivo de más de 3500 profesionales, con una edad media de 45 años. 

Las 174 escuelas de idiomas, distribuidas por toda Andalucía, atienden a unos 170.000 alumnos y alumnas de infantil, primaria, institutos, universitarios y adultos.

ANDALUCÍA, MARZO 2020. La Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA) ha solicitado por escrito a la Junta de Andalucía la inclusión de su profesorado en el  Programa de Vacunación Covid_19 de Andalucía, dentro del Grupo 6C. (Docentes y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales, que incluye tanto docentes como otros profesionales que atienden al alumnado), cuya vacunación se inició hace dos semanas, ante lo que considera una contradicción y un agravio comparativo entre docentes, sin que por el momento haya obtenido ningún tipo de respuesta, a pesar de las múltiples gestiones realizadas.

“Nos hemos puesto en contacto por diversas vías con el SAS y con las Consejerías de Salud y Familias y de Educación y Deporte, así como con las direcciones generales correspondientes, para exponer nuestra petición y ponernos a su disposición para avanzar de manera positiva, pero recibimos mensajes contradictorios y lamentablemente topamos con el mismo muro: seguimos sin ser incluidos en el calendario de vacunación como docentes”, lamenta Alan McDyre, presidente de ACEIA.

Cabe recordar que ACEIA -cuya actividad ha sido considerada esencial y se ha mantenido vigente durante todos estos meses de restricciones- representa a un colectivo de más de 3500 profesionales, con una media de edad de entre 45 y 50 años, repartidos por los 174 centros educativos con que cuenta en toda Andalucía. A nivel regional, están atendiendo a más de 170.000 alumnos y alumnas de toda Andalucía, con niveles desde infantil, primaria, institutos, universitarios y adultos, impartiendo las clases mayoritariamente en modalidad presencial.

 “La propia Junta de Andalucía nos ha reconocido como actividad esencial desde el principio de la pandemia. No acabamos de entender que se distinga entre docentes publicos y privados frente a la vacunación, el virus no distingue entre tipos de profesores y alumnos y consideramos que el nivel de riesgo es el mismo para toda la comunidad educativa. Queremos denunciar que estamos ante un agravio comparativo que perjudica no sólo a nuestro profesorado, sino sobre todo a nuestros alumnos y a sus familias”, apunta McDyre.

ACEIA representa al colectivo de centros privados de enseñanza no reglada de Idiomas en Andalucía, siendo el más numeroso a nivel nacional, y estando considerado como interlocutor válido para la Administración por la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía, que les regula.

Respeto al Calendario y Margen de maniobra

Como no podía ser de otra manera, ACEIA quiere mostrar su respeto al calendario de vacunación establecido por el Ministerio de Sanidad y acordado con las comunidades autónomas y, especialmente, la prevalencia en la vacunación de los colectivos más vulnerables y que mayor riesgo corren y mayor necesidad de vacunación tienen, pero entiende que la Junta de Andalucía tiene cierto margen de maniobra para incluir al colectivo de sus docentes en el mismo grupo que al resto de los docentes que ya se están vacunando, como está sucediendo en otras partes de España.

En este sentido, la Asociación se muestra sorprendida por no encontrarse incluidos en el grupo referido (Grupo 6C. Docentes y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales, que incluye tanto docentes como otros profesionales que atienden al alumnado), teniendo constancia de que sí se están vacunando a otros colegas de profesión en otras partes de España, así como profesorado de actividades extraescolares de colegios de Andalucía no sólo públicos, sino también concertados. Estas evidencias ponen de manifiesto el margen de maniobra con el que cuenta la Junta de Andalucía para incluir a un profesorado que corre el mismo riesgo, al tener el mismo contacto y con los mismos colectivos que el profesorado que sí se está vacunando en la actualidad.

Hay que destacar que todas las escuelas de idiomas integradas en ACEIA han realizado un enorme esfuerzo económico y personal por poner en marcha, mantener y cumplir con todas las garantías sanitarias y las medidas impuestas a su colectivo, así como con los planes de Prevención de Riesgos Laborales a los que están obligados por Ley. Sin embargo se están encontrando ya en situaciones complicadas con exigencias de vacunación por parte del alumnado y de algunas familias que entienden que el colectivo de profesores y profesoras de ACEIA están ya siendo vacunados también.  

“Al no quedar incluidos, como el resto de los docentes que ya se están vacunando, se producen situaciones contradictorias y complicadas. En las escuelas de ACEIA,  impartimos clases desde infantil, donde el porte de la mascarilla no es obligatorio”, añade Alan McDyre.  Estas situaciones están generando cierta preocupación entre las escuelas de idiomas, en su mayoría pequeñas y medianas empresas que, como todos, también han sufrido la merma de ingresos, entre otros muchos motivos, por la reducción de las matrículas.

La Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA) quiere reconocer el esfuerzo ímprobo que está realizando por parte de la Consejería de Salud y Familias, así como el de todo el personal sanitario en Andalucía por el control de esta pandemia. Por ello, y con el objeto de aportar su solidaridad y la de su colectivo, y en la medida de sus posibilidades, se ofrece a ayudar en las iniciativas que se consideren necesarias para agilizar el procedimiento de vacunación en Andalucía de su colectivo.